UC

Universitarios aprenden más con un profesor que mira de manera positiva su docencia

Investigadores de la UC indagaron en cómo asimilan los alumnos y cómo enseñan los académicos de universidades chilenas. Encontraron que los docentes que han sido capacitados obtienen mejores resultados en sus estudiantes.  

alt

Que un estudiante universitario logre un aprendizaje que perdure en el tiempo y que sea de calidad no depende sólo de que estudie sin pausa o de que repase infinitas veces una materia. En realidad, su compromiso es sólo uno de los factores que determinan la calidad de su formación.

Otro es la capacidad del profesor de generar un ambiente que propicie las ganas de aprender de ese joven, como muestra el estudio "Calidad de las experiencias de aprendizaje y enseñanza en la educación universitaria de pregrado: una mirada de los profesores y estudiantes", que fue desarrollado por un equipo de la Facultad de Educación de la Universidad Católica. Esta investigación fue presentada esta semana en el Segundo Congreso Interdisciplinario de Investigación en Educación, organizado por CIAE de la U. de Chile y CEPPE, de la U. Católica.

"Es una confluencia entre las actitudes y percepciones de los alumnos con la forma como los profesores abordan y sienten su docencia", explica Carlos González, académico de la Facultad de Educación de la Pontificia Universidad Católica de Chile e investigador principal, quien trabajó junto a Helena Montenegro, Lorena López, Isabel Munita y Paula Collao, todas alumnas del programa de doctorado de Educación UC.

El reporte abarcó a mil 687 estudiantes que cursaban tercer año de universidad y 59 profesores de cinco universidades tradicionales, complejas y con foco en la enseñanza y la investigación, y fue financiado por el Consejo Nacional de Educación.

Todos ellos respondieron cuestionarios diseñados y probados en países como Australia, Finlandia, Reino Unido y Hong Kong, entre otros, para determinar qué factores inciden en que los universitarios logren un aprendizaje profundo y cuáles en que el profesor se sienta conforme con su enseñanza.

Percepción positiva

"Cuando un profesor pide más tu opinión, es abierto a escuchar, es claro en sus explicaciones, te hace participar y es didáctico, obviamente que uno aprende más", dice Juan Pablo Labra, alumno de tercer año de Derecho en la U. de los Andes.

Este aspirante a abogado resume muy bien cómo perciben a sus docentes aquellos alumnos que logran un aprendizaje significativo en un curso: "Profesores que explican bien la materia", que aplican evaluaciones "apropiadas", que dan una carga de trabajo "justa" y que explican de manera clara cuáles son las metas y objetivos de su curso.

De hecho, el estudio encontró que el académico que es percibido de esa forma por los estudiantes es aquel que se centra en ellos y que tiene una percepción positiva de su docencia. Por el contrario, aquellos profesores que se enfocan más en sus actividades y en la transmisión de contenidos tienen una mirada negativa de su trabajo docente y con ellos los alumnos tienen aprendizajes superficiales.

En este punto, los investigadores se encontraron con un tercer factor en juego: los profesores que habían recibido capacitación percibían mejor su trabajo. "Hay que avanzar en lograr una buena docencia universitaria, porque los alumnos de ahora son más heterogéneos que los de hace 20 años y porque una buena docencia acorta la brecha y promueve el aprendizaje profundo", agrega Carlos González.

Por eso, varias universidades están desde hace unos años ofreciendo talleres, cursos y otra serie de instancias para ayudar a sus profesores.

"Para generar aprendizaje profundo resulta esencial que el profesor promueva, en la sala de clases, el desarrollo de habilidades intelectuales superiores por parte de los alumnos", dice Niels Rivas, director del Centro de Innovación y Aprendizaje de la U. Adolfo Ibáñez. "Y para eso es necesario transitar desde un modelo metodológico centrado en la transmisión descriptiva de información a otro centrado en el análisis, interpretación y aplicación de la información recibida".

Foco en el alumno

De ahí que su centro enseñe a los profesores a planificar sus clases, actualizar y perfeccionar sus métodos de evaluación, e incluso para que desarrollen habilidades comunicativas.

El Centro de Docencia de la U. de los Andes acaba de realizar un seminario donde dos académicos estadounidenses abordaron temas de aprendizaje y enseñanza con los profesores. "Queremos que el profesor se pregunte 'qué quiero que el alumno aprenda', más que qué es lo que él quiere enseñar", explica Adela López, directora de Docencia.

De ahí que ofrezcan un programa que da herramientas pedagógicas y también de formación general para los docentes.

En la U. Católica de Valparaíso llevan casi tres años capacitando a profesores y ayudantes de cátedra. "Nos hemos percatado de que en la medida en que los profesores logran tomar conciencia de que sus estudiantes son heterogéneos, generan ambientes propicios para el aprendizaje", explica David Contreras, académico de la Escuela de Pedagogía y jefe de la Unidad de Mejoramiento de la Docencia.

"Hay que promover que los profesores, que son maestros en su disciplina, que forman y lideran equipos, se conviertan en expertos en docencia", dice Carlos González, quien, junto a la directora del Centro de Desarrollo Docente de la UC, Magdalena Jara, esperan poder plasmar las conclusiones de este estudio en un programa de trabajo para ese centro.

Noticia publicada por El Mercurio (Domingo 26 de agosto de 2012)