Estudiantes de curso A+S crean vídeos para niñas y niños sobre cómo afrontar la pandemia

Imagen: Padlet con recursos audiovisuales creados por estudiantes del curso Psicología del Desarrollo I para niñas y niños de enseñanza prebásica y básica.

Durante el segundo semestre del 2020, 180 estudiantes del curso Psicología del Desarrollo I trabajaron, de forma remota, con más de 100 niños y niñas de enseñanza prebásica y básica de las comunas de San Felipe y Los Andes, en la región de Valparaíso. A pesar de la distancia, “ese vínculo con lo real y con necesidades muy sentidas en términos de apoyar el bienestar socioemocional resultó muy motivador para los estudiantes y nosotros como profesores”, comenta Gonzalo Gallardo, uno de los cinco docentes del curso.

Por Carlos Cid Vidal

Acostumbraban a visitar jardines infantiles y colegios, observar, entre risas y conversaciones, las dinámicas de los profesores con sus estudiantes, además de aplicar el Test de Aprendizaje y Desarrollo Infantil (TADI), que permite evaluar de manera continua el desarrollo y aprendizaje de niñas y niños entre 3 meses y 6 años de edad, pero esta vez no fue así.

“La primera intuición ante la pandemia, fue creer que los cursos A+S dejarían de funcionar”, confiesa Manuel Caire, jefe del programa Aprendizaje Servicio UC. “Sin embargo, los equipos docentes mostraron lo mejor de sí y adaptaron sus planificaciones para seguir adelante. Eso habla de un compromiso por la innovación que simplemente nos enorgullece”, agrega Caire, tras la adopción de nuevas estrategias desarrolladas por los académicos y sus ayudantes en medio de la pandemia por COVID-19.

Fue esa búsqueda por ofrecer soluciones a comunidades con problemas que se agudizan en la emergencia sanitaria lo que motivó a los 180 estudiantes y 5 docentes del curso Psicología del Desarrollo I, a enfocar la asignatura en la creación de materiales para niñas y niños orientados al desarrollo socioemocional y el afrontamiento psicosocial de la pandemia, a través de capsulas de vídeos interactivos donde “se le pone nombre a lo que nos pasa, nos entrega recursos de cuidado y autocuidado”, comenta Gonzalo Gallardo, docente del curso. “También hay otras capsulas de lenguaje, promoción de la lectura y habilidades matemáticas”, agrega.

Los vídeos fueron diseñados con un enfoque en niños de enseñanza prebásica, por lo que los estudiantes de la Escuela de Psicología, aplicaron los conocimientos del curso para buscar las formas creativas de llegar a ellos. Sin embargo, este no era el único desafío, ya que los cerca de 100 niños y niñas pertenecían a establecimientos ubicados en San Felipe y Los Andes, en la región de Valparaíso, por lo que, todo el trabajo que tradicionalmente se desarrollaba de forma presencial, debió adaptarse a lo online.

“Nos ajustamos a lo que estaba pasando, tanto para los estudiantes como para el contexto”, comenta Ignacio Araya, ayudante del curso. Y si bien, la “forma en que se hacía antes A+S no es la misma que se hace ahora”, Araya confiesa que esta es una oportunidad única donde “los estudiantes pudieron aprender, sobre todo cosas que tenían que ver con su contingencia”.

Así como Psicología del Desarrollo I, otros 145 cursos con metodología Aprendizaje Servicio se llevaron a cabo durante el 2020 en la UC, donde los estudiantes y los socio comunitarios son claves en el desarrollo de propuestas y trabajos en función de las necesidades que estos últimos viven. “Es un gran desafío, pues nos pone la tarea de acompañar un proceso que sabemos es complejo y necesitamos estar a la altura de las circunstancias. La diversidad de proyectos requiere una diversidad de respuestas”, comenta Caire, quien además es Trabajador Social UC y Magíster en Psicología Social UAH. Respecto al balance 2020 del programa A+S en la UC, Manuel Caire señaló que: “Varios cursos trabajaron con comunidades de otras regiones. Esto abre la oportunidad de tomar contacto con organizaciones que, en una situación tradicional, no podríamos vincularnos por las distancias.” Además, el trabajo en contexto de pandemia “ha generado una gran capacidad creativa de parte de estudiantes y docentes a desarrollar insumos en formatos digitales”, comenta.

Podcast, manuales de redes sociales, creaciones de sitios web para emprendedores, desarrollo de estrategias para afrontar problemas y guiar a las comunidades estudiando y entendiendo sus problemas han sido solo algunas de las propuestas en el contexto online de los cursos A+S. Tal como lo que ocurrió con este curso de la Psicología UC, donde los vídeos fueron el motor para el aprendizaje interactivo de niños y niñas.

“Fue un trabajo muy enriquecedor para ambas partes ya que pudimos como docentes contextualizar a los estudiantes de psicología con las necesidades reales que uno enfrenta en el día a día en el aula”, dice Daniela Bahamondes, profesora de enseñanza general básica en la escuela Gastón Ormazabal Cabrera, ubicada en la localidad rural de Granallas, en Putaendo. “Nos entregaron a los docentes herramientas muy necesarias para estos tiempos de pandemia en teletrabajo y tele aprendizaje, como el padlet lleno de cápsulas relacionadas con el área de salud mental, emocional y áreas pedagógicas como el lenguaje, matemáticas, tecnología, artes, las cuales hemos podido compartir y utilizar para el beneficio de nuestros estudiantes”, agrega Bahamondes, agradecida del vínculo realizado entre su establecimiento y los estudiantes de la UC.

“La aceptación en general ha sido buena y muy enriquecedora ya que el material entregado ha sido muy provechoso para la parte didáctica y lúdica de nuestro trabajo con las experiencias de aprendizajes en cada uno de las clases virtuales que realizamos”, dice Bahamondes. De hecho, tras la entrega de los vídeos, otros colegios, e incluso escuelas unipersonales han adoptado estos recursos realizados por los alumnos de la UC, según confirma Gonzalo Gallardo, quien también asumió como el articulador entre la Dirección Provincial de Los Andes y San Felipe durante el proyecto.

Durante el primer semestre 2021, 95 cursos A+S se desarrollan en la UC, con estudiantes y comunidades de distintas regiones del país. Por lo que, según, el jefe del programa, Manuel Caire, “esperamos responder lo más cercano posible a esos desafíos, siempre con la idea de no imponer nada, sino que sea fruto de una construcción colectiva entre socio nuestros socios comunitarios y la universidad.”