Convivencia Universitaria y Clima de Aula

La convivencia se define como la capacidad de con-vivir con otros y otras, es decir, de vivir en un espacio común en un marco de respeto mutuo, solidaridad recíproca, de reconocimiento y respeto por las diversidades, valorando y aceptando los puntos de vista diferentes. En el caso de la convivencia universitaria toman relevancia las relaciones que se producen en el contexto universitario entre los y las integrantes de la comunidad: funcionarias y funcionarios, estudiantes, docentes, administrativos, entre otros cargos que existen en la institución.

La conformación de normas de convivencia en los y las estudiantes universitarios es esencial para que adquieran normas de comportamiento, valores, costumbres, o sea, se socialicen y asuman una posición creadora y transformadora de la realidad a través de la influencia de las personas y de la cultura del medio en que viven.

El clima del aula se ha definido como una cualidad del ambiente de aprendizaje, que se conforma principalmente por las percepciones de docentes y estudiantes, quienes interactuan constantemente.  En este sentido se deben considerar las relaciones socio-afectivas en el contexto que se dan tanto en el aula presencial como en el aula virtual.

En la siguiente infografía se señalan algunas características importantes para fomentar un buen clima de aula:

La Convivencia Universitaria surge como factor relevante y de suma importancia a la hora de pensar el proceso de enseñanza-aprendizaje. Las relaciones y vinculos que se van formando en el aula, son elementos esenciales en la educación y la práctica docente -más alla de la entrega de contenidos y la adquisición de conocimientos disciplinares-. Los y las estudiantes universitarios pasan la mayor parte del día en aulas de clases online (o presenciales), estudiando para sus evaluaciones, formando grupos de estudio, conversando con sus docentes y sus ayudantes, estableciendo vínculos e interacción. Por tanto cuando hay un Clima de Aula adecuado en donde las relaciones de convivencia son sanas y positivas, esto afecta también en lo cognitivo y en sus aprendizajes.

Una sana convivencia incide directamente en la calidad de vida de toda la comunidad educativa, en los resultados de los aprendizajes, en la gestión del conocimiento y en el mejoramiento de la calidad de la educación. Relacionarse con otros y otras en paz, es el fundamento de una convivencia social democrática, la cual se constituye en un aprendizaje que debe ser intencionado desde las prácticas pedagógicas, tanto en el aula como fuera de ella, asumiéndola como una tarea educativa/formativa que es de responsabilidad de todos y todas los miembros de la comunidad escolar.

Por tanto, el generar estas condiciones para el aprendizaje influirá de manera directa en los resultados académicos, es por eso que se debe promover de manera positiva  intencionando las características mencionadas. Es por ello que les invitamos a revisar el siguiente recurso donde podran visualizar la relevancia del ambiente universitario:

 

 

 

La relación docente-estudiante es un ámbito específico de la Convivencia Universitaria. Es un vínculo cara a cara recurrente (aun cuando sea mediante pantallas), que implica una gran responsabilidad. En este vínculo se pueden materializar las más altas aspiraciones de respeto y buen trato en la comunidad universitaria, fomentando el desarrollo colectivo, la ayuda y el necesario apoyo en  tiempos de crisis. Sin embargo, en el mismo vínculo, es posible también constatar formas de maltrato (unidireccional o bidireccional) que afecten de manera importante la convivencia interna, el aprendizaje estudiantil y el bienestar de todos y todas.

La masiva docencia online ha transparentado algunas formas de vínculo poco respetuosas pre existentes, así como la aparición novedosa de formas de disrupción denigrantes, facilitadas por el ambiente digital.  En este sentido es importante tener algunas orientaciones amplias a considerar en la ejecución de docencia online, en el actual marco de crisis derivado del brote de COVID-19, orientadas a promover una convivencia universitaria respetuosa, promotora del desarrollo de todos y todas.

Existen varios factores que se relacionan con un clima de aula positivo, como las  características físicas del espacio (características y usos), la organización administrativa (estilos de gestión, creación de espacios de participación y democratización de la vida en la comunidad educativa) y las características de las interacciones sociales entre los/as diferentes actores, dentro de las cuales están las interacciones propiamente instruccionales (actividades variadas, metodologías innovadoras, relaciones de respeto, buena comunicación, resolución adecuada de conflictos, entre otros).

En el siguiente recurso presentamos algunas de las necesidades humanas básicas de las personas que se relacionan con un buen clima de aula y una sana convivencia:

 

 

González, J.I, Condeza, R., Berger, C., Mora, G., Achiardi, C., Cruz, M.S., Gallardo, G., Morales, F., Rodríguez, J., Larrondo, B. y Carrillo, P. (2020). Convivencia Universitaria desde una Cultura del Respeto. Informe final Comisión Convivencia Universitaria UC. Santiago de Chile: PUC.

Maldonado Diaz, C. (2016). Clima de Aula Escolar y Estilos de Enseñanza Asociación y Representaciones Expresadas por Profesores de Educación Básica en la Comuna de Quilpué. (Tesis para optar al grado de Magister en Educación mención Currículo y Comunidad Escolar). Universidad de Chile, Santiago de Chile, Chile.

Mederos Piñeiro, M. (2014). La convivencia entre los estudiantes universitarios: su atención desde el proyecto educativo de la carrera. Revista Iberoamericana de Evaluación Educativa. 7(1), 141-159.

Sandoval Manríquez, M. (2014). Convivencia y clima escolar: claves de la gestión del conocimiento. (Este artículo es de Scielo). 22 (41). https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0718-22362014000200007