Libro del Mes: Teaching What You Don´t Know / Enseñando lo que usted no sabe

Enseñar contenidos que se encuentran fuera de nuestra experticia, es una situación que enfrentan muchos docentes universitarios. Si bien la gran mayoría ha pasado por esta situación, es difícil que aparezca en los temas de conversación, ya que nadie está preparado para admitir que está enseñando contenidos que no maneja.

Esto impacta no solamente en el autoestima de los docentes, sino que también en la relación que mantienen con otros académicos, ya que sienten permanentemente la amenaza de ser descubiertos como novatos en el tema.

Therese Huston en su libro “Teaching What You Don’t Know”, se interioriza en esta temática a partir de entrevistas que realizó a docentes de diferentes etapas de la carrera académica, que se han visto enfrentados a esta realidad.

La autora rescata de la experiencia de los profesores, estrategias para enfrentar esta compleja situación para que no solo puedan salir airosos, sino que también puedan lograr un aprendizaje significativo tanto en los estudiantes como en ellos mismos

Una gran ventaja

Los docentes que no son expertos en un tema logran acercar los contenidos de una manera más comprensible para los estudiantes, porque:

Tienen las mismas preguntas que los estudiantes, lo que les hace más fácil abrir un espacio de diálogo y descubrimiento que permite a los estudiantes ser partícipes de su propio aprendizaje.

Se ven personalmente enfrentados a los aspectos abstractos que pueden entorpecer la apropiación de los contenidos por parte de los estudiantes, y experimentan personalmente los obstáculos que existen para la apropiación de estos.

 

Lo más difícil

Evitar sentirse amenazados o nerviosos frente a los estudiantes. Esto solo evidencia la inseguridad que se siente frente a lo que se está enseñando.

Para poder superar esta dificultad, es importante que los docentes recuerden que, si bien muchas veces están interiorizándose en la temática poco tiempo antes que los estudiantes, tienen un dominio más amplio y profundo de la disciplina, lo que les permite enfrentar las dificultades y contradicciones con herramientas más adecuadas, apoyados por la experiencia que también poseen.

Una opción es transparentar con los estudiantes que ustedes también son novatos en el tema, por lo que juntos van a ir descubriendo y destrabando los aspectos más complejos del curso. Esto ayuda a disminuir la ansiedad del docente frente a supuestas expectativas que los estudiantes pudieran tener sobre la experticia del docente en el tema.

Los errores más frecuentes

Desestimar la cantidad de tiempo que le tomará preparar el curso en general y cada clase en particular, dejándolo para ultimo momento.

Diseño y planificación de cursos

Asignar muchos trabajos y tareas para los estudiantes, los que a su vez significarán más tiempo de trabajo para el docente. Se sugiere tener pocas evaluaciones que logren dar cuenta del logro de varios objetivos de aprendizaje, complementando con un monitoreo intencionado y planificado del proceso de aprendizaje durante las clases.

Evaluación de aprendizajes

Olvidar lo que se ha aprendido en otras experiencias docentes: estas son cosas pequeñas, como por ejemplo “no poner pruebas los viernes en la tarde”, o como “organizar los plenarios de manera más estructurada”.

Una recomendación que puede ser de gran utilidad es llevar una bítacora de implementación del curso, o un portafolio de desarrollo docente, donde se puedan ir registrando en el momento las desiciones, pensamientos y resultados que se vayan obteniendo durante el desarrollo del curso, de manera de no caer nuevamente en los mismos errores.

Docencia autentica

Mejora continua de la docencia

Involucrarse en muchos proyectos. Por lo general los docentes jóvenes, quienes son los que se ven mas enfrentados a enseñar cursos fuera de su área de experticia, tienen dificultades para decir que no a las invitaciones de los directivos y pares de su unidad académica a involucrarse en proyectos. Esto es asé porque están buscando hacerse un lugar en la escuela, pero a su vez repercute en una sobrecarga que les dificulta mucho hacer las cosas con la mejor calidad.

Es más recomendable transparentar que se está enseñando un curso nuevo y que por lo tanto se cuenta con menos tiempo, ya que quiere hacer un trabajo de calidad. Esto es siempre bien visto, ya que es mejor contar con gente que hace bien su trabajo, que docentes que se involucran en muchas cosas y luego hace todo a medias.

La clave del éxito

Dejar de lado el modelo de “Teaching as telling” o de transmisión de conocimiento, este modelo es desastroso para personas que no son expertas en un tema, ya que no tienen mucho que contar.

Priorizar una enseñanza basada en el Aprendizaje Activo de los estudiantes: esto cambia la acción que debe realizar el docente, de explicar los contenidos demostrando gran dominio de ellos, a presentar desafíos interesantes a los estudiantes y apoyarlos en su resolución.

Existen muchas metodologías de aprendizaje activo que puedes revisar en el siguiente link, o solicitar una asesoría personalizada para recibir apoyo en el tema.

Metodologías activas

Asesorías personalizadas

Otros recursos de apoyo

Buscar otros programas de curso sobre la misma temática que puedan orientar en cuanto a la literatura asociada, los contenidos centrales y el nivel de profundidad con que es abordada.

Consultar con expertos en el área 3 temas en específico:

  • ¿Cuáles son los errores de compresión más comunes en los estudiantes en este tema?
  • ¿Cuáles son los dos o tres conceptos abstractos más complejos que los estudiantes necesitan conocer?
  • ¿Cuáles son los ejemplos concretos que más le gustan para ilustrar esos conceptos abstractos mas complejos?

Considerar a los estudiantes como colaboradores en el perfeccionamiento del curso.

Uno como docente aprende mucho haciendo clases, y más si es un curso nuevo. Para esto se recomienda tener un diálogo fluido con los estudiantes respecto a las dificultades que están teniendo o cómo están entendiendo la estructura del curso. Tambien se recomienda aplicar la Encuesta Temprana de Cursos (ETC) y solicitar apoyo en la revisión de los resultados de la Encuesta Docente.

Encuesta Temprana de Cursos

Interpretación encuesta docente

Image Map

Puede ser que muchas de las recomendaciones entregadas en esta reseña se vean alejadas de nuestra práctica cotidiana, fuera de la experiencia previa que tenemos como docentes o como estudiantes, o nos sintamos de manos atadas a la tradición docente de nuestra disciplina o al programa madre del curso que recibimos de parte de nuestra unidad académica.

Es importante reconocer nuestra autonomía como docentes para realizar cambios en las metodologías y evaluaciones del curso que voy a dictar, o reconocer las limitaciones que se establecen desde la unidad académica para ese curso en particular. De esta manera se pueden tomar decisiones que nos permitan sentirnos a gusto con el curso que vamos a dictar, y poder acomodar las diferentes instancias para asegurar que los estudiantes logren aprendizajes significativos y que nosotros logremos manejar bien el tiempo para mantenernos psicológicamente sanos.

Esto no es fácil y no necesariamente se sabe cómo hacerlo. Es por esto que se recomienda solicitar apoyo, tanto dentro de la unidad académica (No se avergüenze, todos han tenido la experiencia de enseñar fuera de su área de experticia) como al Centro de Desarrollo Docente.

Servicios CCDoc

La autora:

Therese Huston es fundadora del Centro de Desarrollo Docente de la universidad de Seattle. Fue directora del mismo y actualmente se desempeña como asesora docente.

https://www.seattleu.edu/faculty-development/about-us/staff/therese-huston.html

Referencias:

Para leer más puedes leer el artículo “How to Teach What You Don’t Actually Know” al que puedes acceder a través de la página web de Bibliotecas UC.

Huston, Therese (2009). How to Teach What You Don’t Actually Know. The Chronicle of Higher Education 55(42). Washington.

Huston, Therese (2012). Theaching What You Don’t Know. United States of America. Harvard University Press.