21 proyectos se verán beneficiados por el fondo Innovación para el aprendizaje práctico remoto

Hace unos días se anunciaron los ganadores de las postulaciones a estos fondos concursables organizados por el Centro de Desarrollo Docente. Este apunta a apoyar a las Unidades Académicas en el desarrollo de innovaciones digitales para cursos que necesitan actividades presenciales, pero que debido a la pandemia han debido reinventarse.

21 proyectos pertenecientes a 17 unidades académicas fueron ganadores de este concurso inédito, con proyectos que buscan equipar salas y laboratorios para poder transmitir o grabar procedimientos, adquisición de softwares de simulación y realidad virtual, kits móviles de grabación para ejercicios prácticos o en terreno, y otros casos particulares que permitan resolver las trabas particulares de algunos cursos.

Tal es el caso de la escuela de Teatro, quienes ganaron el fondo para implementar 4 salas con tecnología que les permita transmitir la docencia práctica que implican talleres y cursos de movimiento.

“En el fondo la practica se ha visto muy afectada con la pandemia, y nuestra docencia es eminentemente práctica, hay 33 cursos de primer semestre que quedaron pendientes, entonces la idea es poder retomar con cursos pequeños” Indica Verónica Duarte, subdirectora de carrera.  “Nosotros tenemos dos grandes dificultades al no estar en la co-presencialidad: primero, el trabajo con la relación cuerpo vox, espacio y otros cuerpos en escena, y por otra parte la relación con los espectadores y las espectadoras. Nuestro afán con este proyecto es poder de alguna forma ayudar a que estas relaciones, si bien no podemos estar juntos y juntas en un mismo espacio, se puedan desarrollar”.

Similar es el caso del profesor de Agronomía, Yordi Norero, cuyo proyecto, llamado TeleSoil UC, consiste en adquirir 3 robots agrícolas y mejorarlos con la agregación de múltiples sensores para que los y las estudiantes puedan monitorear e incluso interactuar con los cultivos. Sembrar, desmalezar, fertilizar, regar y medir los parámetros se podrá hacer de forma remota, pero similar a cuando se hacía presencialmente. Además, se espera que los robots se puedan modificar para poder ser usados también en especies forestales pequeñas.

“Me parece excelente la iniciativa y muy necesaria” reconoce el profesor, “Gracias a estos fondos, se podrán abordar de forma diferentes los cursos al poder complementarlos con actividades prácticas, fundamentales en el quehacer y formación de un estudiante de agronomía o de ingeniería forestal, y que, debido a esta pandemia, se han visto menoscabas de forma importante”.

La implementación de los proyectos se hará desde este mes y terminará en julio del próximo año, y permitirá que cientos de estudiantes se puedan volver a acercar a los ejercicios prácticos y en terreno.