Más que una cátedra: ¿Cómo es diseñar un curso online?

Este lunes comenzará el curso “Diseño de un curso online” impartido por el CDDoc, que buscará enseñar técnicas para poder planificar un ramo pensando en métodos de aprendizaje aprendidos vía remota. ¿Imposible? Para nada, aquí te contamos la experiencia de dos profesoras

Ya poco nos acordamos de la época donde la universidad funcionaba 100% con clases presenciales, bajarse del metro para poder dar una cátedra en la universidad será una experiencia que no se sabe que tan pronto se repetirá Por eso mismo, es importante pensar en la planificación de cursos que, una vez más, se realizarán de forma remota.

El curso “Diseño de un curso online” busca entregar herramientas actualizadas a los últimos avances que se han logrado en la enseñanza remota, programas y plataformas de interés, y la posibilidad de planificar una clase digital supervisada y con acompañamiento durante el proceso. Además, si bien son 15 horas de trabajo distribuidas en tres semanas, se realizará de forma asincrónica, por lo que será posible seguir el curso a un ritmo propio.

Si bien desarrollar cursos en formato digital puede parecer complejo, no es imposible. Son varios los y las docentes de la universidad que han modificado sus clases presenciales a formatos digitales.

Ximena Illanes es profesora del curso de Historia Medieval del Instituto de Historia, y a raíz de la pandemia se dio cuenta que tenía que innovar en sus clases: “Finalizando el primer semestre tomé el curso de diseño online, que era un curso bien exigente, pero dije que voy a meterme, me propuse a aprender los programas. Me gustó mucho el curso de diseño online respecto a las rutas de aprendizaje, como combinar clases sincrónicas con asincrónicas, lo que se significaba una cápsula, los tiempos de una cápsula, etc.”

¿Qué hizo Ximena? Algo bien simple, empezó a desarrollar material audiovisual con Videoscribe, un programa que permite hacer videos con mapas conceptuales y atractivos, con el efecto que las imágenes se están dibujando, y los sube a Youtube para que sus estudiantes los puedan ver, así, sus clases se complementan entre las clases y la materia subida en formato de video. “Ha sido un ejercicio super desafiante, ha significado mucho trabajo. En las clases sincrónicas hago clases en las que me puedo detener más, y en las asincrónicas puedo transmitir más contenido, entonces a partir de este vamos discutiendo sobre fuentes de la época, ciertas imágenes, distintas cosas” indica la profesora, cuyos videos alcanzan hasta las 860 reproducciones en Youtube.

“Al principio los estudiantes no lo podían creer, y ahora lo dan como una cosa muy normal, ósea como que es parte de la clase de Historia Medieval” completa Illanes, quién además implementa otras plataformas digitales en sus cursos, como Genially.

Similar es el caso de Marisol Espinosa, profesora del curso Introducción a la Biología. Ella al inicio del primer semestre notó que era complicado tratar de hacer las mismas clases presenciales por Zoom: “Las clases son en la mañana, entonces me di cuenta durante el primer semestre que, como estábamos en invierno, yo les preguntaba ‘¿Cómo están? ¿Cuántos están en la cama?’, entonces levantaban la mano, en fin. Y eso es un escenario nefasto para el aprendizaje porque el cerebro está bastante dormido” indica Marisol. ¿La solución? Le dedica diez minutos al inicio de su clase a actividades físicas para activar el cuerpo y la voz, como baile, ejercicios vocales y equilibrio, entre otros.

Luego de eso empiezan la clase, que implica un método indagatorio. En estas, los y las estudiantes tienen que hacer actividades individuales asincrónicas, para luego trabajar en grupo y finalmente recibir un feedback de parte de la profesora y sus ayudantes.

“Creo que ahora estoy bastante empoderada, se me amplió una nueva dimensión, que es la posibilidad de ir alternando sesiones presenciales y sesiones virtuales. Yo creo que los chicos han ido incorporando de manera responsable esto de ir mirando las clases que ya están grabadas, chequeando el material, entonces si volvemos a la presencialidad creo que sin duda será posible hacer sesiones virtuales donde los estudiantes puedan aprovechar” afirma la docente de Biología UC.

“Lo bueno es que esta metodología que siempre ha sido descrita como grupal-presencial logramos llevarla vía online. Si no hubiéramos tenido una plataforma que hubiera permitido a los grupos conformarse y trabajar, si no hubiéramos tenido la posibilidad de encontrarnos con ellos a tiempo real, no habría sido posible, no” concluye Marisol Espinosa, refiriéndose al uso de Canvas y Zoom para sacar adelante este desafío.

El curso “Diseño de un curso online” empieza este lunes 2 de noviembre a las 15:00 hrs, para luego seguir de forma asincrónica, y espera poder seguir preparando a los y las docentes UC en el desarrollo de clases digitales, lo que, al parecer, seguirá presente cuando termine la cuarentena.